EL SIONISMO EN AMÉRICA LATINA

Excelente documental sobre como el sionismo esta presente en toda América Latina, con el tiempo la presencia de tan peligrosa corriente se infiltra más y más. Colombia es clave en la incursión del sionismo en el resto del continente. No te pierdas este documental.

 

2.- http://www.youtube.com/watch?v=y4Sv-25s26k&feature=player_embedded

3.- http://www.youtube.com/watch?v=VFkqQibq4rU&feature=player_embedded

4.- http://www.youtube.com/watch?v=Pne4svN2SfE&feature=player_embedded

5.- http://www.youtube.com/watch?v=kKSjXC7sdDs&feature=player_embedded

6.- http://www.youtube.com/watch?v=6KQ2BioqbQM&feature=player_embedded

 

 

 

LA GUERRA CONTRA LA POBREZA ES UNA FARSA DEL CAPITALISMO: ELLOS SIEMPRE NOS MIENTEN, MIENTEN, MIENTEN

La rebelión de los hambrientos:

“La guerra que nunca se  imaginó emprender el capitalismo”

la rebelión de los hambrientos en oran


Por Manuel Freytas:

Ya no se trata de una guerra por conquista de petróleo, recursos naturales y mercados, sino de una posible “batalla final” contra los hambrientos en rebelión que el mismo sistema capitalista ha generado y multiplicado a través de siglos de propiedad privada y de concentración de riquezas en pocas manos.

 

1) Los tres Apocalipsis:

Lo que parece, en primer término, una expresión surrealista y demente (que el capitalismo “combata al hambre” que genera), es lo que se han propuesto las naciones centrales más desarrolladas, que a través de sus instituciones y organizaciones advierten sobre las implicancias y el peligro que entraña lo que llaman “crisis alimentaría mundial” y cuyos efectos ya se vienen proyectando por medio de estallidos sociales y revueltas de los pobres por todo el planeta.

En su dinámica histórica concentradora de riqueza en pocas manos (y como producto de la propiedad privada explotada sin planificación) el capitalismo ha depredado los ríos, la fauna y los bosques, produciendo las condiciones para un “Apocalipsis natural” de la mano del calentamiento global y de la extinción de los recursos naturales esenciales.

En un segundo frente, las guerras intercapitalistas por la conquista de mercados y el negocio con el armamentismo han creado las condiciones para un “Apocalipsis nuclear” de la mano de los arsenales atómicos que las potencias centrales acumulan como “efecto disuasivo” contra sus rivales, y cuya utilización efectiva nadie puede prever en el futuro.

Y hay un tercer frente que se suma: La plaga del hambre que ya se extiende como una epidemia por las áreas empobrecidas del planeta generando las condiciones para un “Apocalipsis social”.

No hace falta mucha imaginación (el fenómeno ya se verifica en la realidad) para mensurar el factor apocalíptico masivo que representaría para el sistema el avance de ejércitos de hambrientos buscando comida para supervivir en las grandes urbes, enfrentando con la violencia a la represión militar o policial.

¿Que puede detener a un hambriento? Se trata del instinto de conservación, el primer sistema de señales que guía la conducta de un ser humano o de un animal en situaciones extremas de lucha por la supervivencia.

¿Acaso se utilizarían tanques, aviones y arsenales nucleares para detener a los miles de millones de pobres atacados de “hambre celular” que se abalanzarían masivamente sobre las ciudades para conseguir alimentos por los medios que fuesen?

¿Con qué discurso los políticos del sistema podrían contener a los atacados de incontinencia alimentaria y reencauzarlos por la senda de la “civilización” y de la “gobernabilidad democrática” capitalista?

¿Cuanta propiedad privada concentraría un “empresario” capitalista antes de que las multitudes de hambrientos saqueen su casa y destruyan todo lo que encuentran a su paso, incluso su vida y la de su familia?

¿Cuantas balas o misiles alcanzarían a disparar las tropas militares antes de ser destrozadas por las multitudes enfurecidas por el hambre y la reacción instintiva de la búsqueda de supervivencia a cualquier costo?

 

Los estallidos latentes

Estallidos en Haití por demanda de alimentos.

No se trata de una revolución racional y planificada por la toma del poder político, se trata de la “barbarie” en su escala primitiva, una regresión al hombre prehistórico, sin ningún molde de “civilización” o de “convención social” que lo contenga en su búsqueda de alimentos para supervivir en la inmediatez.

A excepción de los marginados masivos de la sociedad de consumo capitalista, que no alcanzan a cubrir los niveles esenciales de supervivencia, el resto de la sociedad mundial (tanto en el mundo dependiente como en el mundo de las potencias capitalistas dominantes) está programada a partir de una estructura piramidal de individuos-masa nivelados por la ideología del consumo capitalista.

La manipulación psicológica con el consumismo (para vender productos capitalistas) desarraigó al individuo-masa de los valores de su propia cultura, historia y tradiciones de origen, y lo convirtió en un alienado universalizado y sin conciencia.

Curiosamente, el sistema que niveló a la humanidad en la ideología del consumo como “pensamiento único”, hoy retacea a las mayorías planetarias la materia prima del consumo: Los alimentos esenciales para la supervivencia.

La ONU, el Banco Mundial, la mayoría de los expertos y últimamente el G-8, vienen advirtiendo desde tres años sobre el peligro de Sigue leyendo

Las 25 Reglas de la desinformación

ESTAS 25 Normas estan en TODAS,  contradictorio en los Medios de Comunicación, de los debates Políticos,  Programas de Televisión,  Los comentarios en un blog de ​​la ONU.

 

Las 25 Reglas de la desinformación

 

1. No obstante lo que sepas, no lo discutas, especialmente si eres una figura pública o un conductor de noticias, etc. Si no se reporta, no sucedió, y así no tienes que lidiar con los posibles problemas (esto es: en nuestra era sólo lo que sucede en los medios es real, lo demás es como una manzana que cae en un bosque vacío).

2. Conviértete en incrédulo e indignado. Evita discutir temas importantes y enfócate en temas periféricos que pueden ser usados para criticar a otro grupo considerado como “sagrado” por algún sector de la población.

3. Evita discutir temas inconvenientes describiendo toda acusación, independientemente de dónde venga, como meros rumores y especulaciones. Si puedes asocia las acusaciones con rumores de “Internet” y dí que se trata sólo de Sigue leyendo