LA ESPECTACULAR HISTORIA DE Almirante Richard Byrd: MAS ALLA DEL POLO NORTE ESTA EL MUNDO DESCONOCIDO

no estamos locos al decir que la tierra es hueca,  aqui  reforzamos nuestra teoria:

Richard E. Byrd (1888 – 1957)

El mayor descubrimiento geográfico en la historia de la humanidad.

Ese Continente encantado en el Cielo.¡Tierra del Misterio Eterno!”Me gustaría ver esta tierra más allá del Polo (Norte).
¡Esa área más allá del Polo es el centro del Gran Desconocido!”

EL “SALTO ALTO”.LA LEYENDA DEL HOMBRE DE LA ANTARTIDA.

Contraalmirante Richard E. Byrd. Destacado explorador polar, aviador y marino de la armada de EE.UU. El almirante Byrd fue protagonista principal del relevamiento aéreo y terrestre de la Antártida desde 1928. Sus conquistas polares no están exentas de polémicas,secretos y grandes misterios ke aun siguen okultos.

HISTORIA DE LA LEYENDA.LEYENDA DE LA HISTORIA.
Richard E. Byrd (1888 – 1957)

xxfcaicjoytca9qtj4gcatijkbhca3pxd5gcaog38x6ca5wgpzycanfkcnvcaizfi0ica85r2elcacwxrh9caajs9kpcay6svijcauu0u2yca3uzh0icayrhnhdcayu0zwqcaynjo3ncabfj82f

Decir Byrd es sinónimo del hombre de la Antártida. El Almirante Richard Evelyn Byrd nació en el estado de Virginia en los Estados Unidos de América en 1888, y toda su vida la pasó entre el aire y los hielos.

image004

Experto aviador, Byrd fue pionero en desarrollar la técnica de los amerizajes nocturnos sin referencias visuales de tierra, así como los instrumentos de navegación necesarios para el vuelo sobre el mar.

675cazmjpcscaw8ydn9cav7yu7lcao40giicakapg1nca6dagltcaipgznpca16vam4caabys1mcajf1fraca7mx5rhcafu7u9wcaq5mvwpcatw1jceca08jexzcaw69fmxcaxhj1dncac0p5d7

bnaca5mz1veca9adgnscai1ufc5ca8kn14zca64lm9sca0h7lslcaib3iy2catpm753cajf19wkcatsk60dcalyt6ebca0rfhhxcagk2c5ecaat2l0tca0s52w5caoy0mlycactkgyecadhmpjq

En 1926 junto a Floyd Bennet y a bordo del avión Fokker tri-motor, Josephine Ford, alcanzó el Polo Norte. En 1927, atravesó el Atlántico sin escalas llegando a Francia. En 1929, a bordo del avión Ford tri-motor Floyd Bennet, Byrd sobrevoló el Polo Sur.

byrd

Durante el resto de su vida, Byrd, realizó cinco expediciones a la Antártida, en ellas se exploraron cientos de miles de kilómetros cuadrados. Personificó la imagen de la era mecánica de las exploraciones antárticas.

a87cae07npmca4fahw6cabspphtcau0sz0fcaburo2tca6a2v49ca0q4ac9ca9g3ytoca1aj6vncan1786pcapbao8xcayx8n51caucp5p9caythtfuca5zi71xcawsil4hcaq02wdacaviwrui

Nadie en la historia ha contribuido más a los descubrimientos geográficos de la Antártida como Richard Byrd.

0lqca931tq0ca9d8c8fca7jn4a6cabyw3u9caetn6hmca8dygj5ca2uyzrqca0p01udcan3zt66ca2yfx0tcag3buy6ca03g5bwcaxvcwtycab1esd7cavgxj0zca2e9atwcal8ctg4cahspsmk

r7hcawixvsacalni5nrcambpri5cai1k0y4ca7h68w0ca2y6432camgliuaca135ikxca8l40prcawar70ecaga0qzbca7iz7lvcaszm2fpcad26n5icarcz5twca3io8itca2lc6sqca3zmbq1owxca1wejpaca8xs861cak4g9b2cangnmrucak5uygwcajpxesvcajils38capkjtd5capbf1umcah8rsa0caep4rktcau7dpbeca2o3xsqcaicsi6xca8m4px9caao1qomcar0vpwpcaiw2s9g


BIOGRAFIA OFICIAL.

Richard Evelyn Byrd.

63ncamn85g0ca6pnzifca6aa5b4caxcu3mucad50pf5cag9y9hdcaglo7pncay2aqfvcae1s0ooca984f0uca3bczafcar2u9d4caddfdvtca94i8gdcak7dle0caxu0y87ca3ks0q5cav5t0ar

(Winchester, 1888 – Boston, 1957) Marino, aviador y explorador norteamericano. Pionero de la aviación, dirigió expediciones aéreas y terrestres a la Antártida. Sobrevoló el Polo Norte y el Polo Sur, y realizó un vuelo transatlántico de 42 horas entre Nueva York y Francia.

Miembro de una rica familia de colonos cuya presencia en el país americano se remontaba a finales del siglo XVII, cuando tan sólo contaba con 12 años de edad se escapó de su casa impulsado por un innato deseo de aventuras, con el pretexto de visitar a un amigo que vivía en las islas Filipinas. A su regreso, Byrd escribió un relato que asombró a todo el mundo por su gran madurez, en el que contaba las peripecias sucedidas en la casi vuelta al mundo que hizo.

Deseoso de seguir la carrera de marino, en el año 1912 ingresó en la Academia Naval de los Estados Unidos. Dos años después de su ingreso salvó heroicamente a un hombre en peligro de ser devorado por los tiburones en el mar del Caribe, acción que le supuso su primera condecoración. Aquejado de una frágil salud, Byrd fue destinado a puestos burocráticos que no le agradaban en absoluto, por lo que aprovechó una lesión en un pie para pedir la baja militar.

La entrada de los Estados Unidos de América en la Primera Guerra Mundial hizo volver a Byrd al ejército. Se alistó en la sección de la aviación de la marina, donde vio mayores posibilidades para dar rienda suelta a su espíritu inquieto. Además, previó la extraordinaria importancia de la aviación a todos los niveles, tanto militares como comerciales. En el año 1918, Byrd fue nombrado aviador naval; más tarde, oficial de una base de hidroaviones, para acabar desempeñando, en 1919, la jefatura de las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Canadá.

Ese mismo año, Byrd fracasó en su primer intento por sobrevolar el océano Atlántico de oeste a este. En 1925 fue nombrado jefe de la sección de aviación de la expedición a Groenlandia que dirigía el también estadounidense Donald Baxter MacMillan. Byrd pudo experimentar por primera vez la eficacia de los aviones en la empresa polar, cuando sobrevoló la isla de Ellesmere partiendo de Groenlandia. El éxito del vuelo lo animó en la idea de alcanzar el Polo Norte.

El 9 de mayo de 1926, Byrd se elevó desde la base de Spitzberg, en la bahía del Rey, a bordo de su monoplano Fokker bautizado con el nombre de “Josefina Ford”, en compañía de su copiloto Floyd Bennet. Cubrió con éxito la misión en tan sólo 15 horas y 30 minutos, tras recorrer 1.600 km. Por semejante hazaña, Byrd fue condecorado con la Medalla de Honor del Congreso de los Estados Unidos de América. Al año siguiente, Byrd logró por fin cruzar el Atlántico, junto con tres compañeros más, transportando el primer correo transatlántico de Nueva York.

A partir de 1930, Byrd dio comienzo a una larga serie de expediciones a la Antártida, en total seis, que fueron las que verdaderamente le reportaron la fama y aureola de gran explorador y descubridor. En su primera expedición, llevada a cabo entre los años 1928 a 1930 y preparada minuciosamente, Byrd instaló el campamento principal, al que llamó “Little America”, en la punta norte de la isla de Roosevelt, en la bahía de Whales (bahía de las ballenas). El campamento contaba con laboratorios, almacenes, talleres, estación de radio y hospital.

Encargado de cartografiar 388.300 km2 de tierras inhóspitas, en 1929 partió con su avión, acompañado de tres componentes más de la expedición, con intención de dar la vuelta completa al Polo Sur, hazaña que se logró con total éxito. La expedición también hizo descubrimientos geográficos interesantes, tales como la Mary Bird Land, la cordillera Edsel Ford, las montañas de Rockefeller y de Charles Boho, y la exploración completa de la tierra de Eduardo VII. En 1930, fue ascendido al grado de comandante a pesar de encontrarse retirado de la marina.

uw1caaz8q7ecamft35qcalhaukvca8rtrtycavxnm84ca1vfgtdcabw3ytocadjjbrnca67bkdicaiesw7jcazoiz8qcaw6s2q8caik08c0ca0do2mpcahpmbhrcabvb0vucaoiv2joca7a3z0a

Su segunda expedición, realizada entre los años 1933 y 1935, fue todavía más espectacular. Aunque regresó a la Antártida acompañado de un nutrido grupo científico, Byrd permaneció completamente aislado en una cabaña, a 200 km del campamento “Little America”, con el propósito de llevar a cabo una serie de investigaciones meteorológicas y aurorales. Durante los cerca de seis meses que Byrd permaneció aislado, tan sólo se comunicó con el resto de su equipo por medio de una simple radio. El resultado de la expedición científica no pudo ser más fructífera y asombrosa: además de los estudios de Byrd, el resto de la expedición inspeccionó un vasto territorio de 1.165.000 kilómetros cuadrados y acometió investigaciones científicas de muy diversa índole.

rebyrd

Entre 1935 y 1939, Byrd repitió sus expediciones, sobrevoló ambos polos y construyó mapas y planos exactos de las regiones por las que pasaba. De este modo, Byrd contribuyó al total esclarecimiento y conocimiento de las dos zonas más desconocidas que aún quedaban en el mundo. En el transcurso de su tercera expedición a la Antártida, realizó cuatro vuelos de exploración y numerosos descubrimientos.

8xhcaxdnj2vcanb4oiycacqyk58cazo8gy7caugi35nca6j02hecasol0wicaktq4fbcaiorxv4caxzfe7sca0lgecicayiohhecavkkssqcacon5xlcamwzfr1caf0lpczca2812e3cab634h8

La cuarta expedición a la Antártida, entre 1946-1947, fue, sin duda alguna, la más ambiciosa. Byrd dispuso de toda la ayuda posible para la ocasión: 13 barcos, varias escuadras de aviones, 4.000 hombres y 300 investigadores que abarcaban casi todas las disciplinas científicas. El objetivo prioritario de la misión siguió siendo de carácter científico, aunque también había uno secundario muy importante para la Administración estadounidense: la localización de yacimientos minerales bajo el hielo, especialmente de uranio, necesarios para la elaboración de armas nucleares. La misión acabó en abril de 1947 y se cartografiaron unos 325.000 km2 (1/3 de estos territorios era incluido por primera vez en los mapas). Byrd sobrevoló por segunda vez el Polo Sur de extremo a extremo.

jpacafl1ltuca2gmr4ycakqfny3cawg2e8cca54mypwcaxyz48kcavyde3fcattynu3cab4w3dicahoezv2ca5ne7orcaeeewzpcabfforjcax39yp9car29fgjcabkdtrocay0zpehcad4fuaq

En 1955, Byrd fue designado jefe del programa antártico organizado por los Estados Unidos de América, conocido con el nombre de Operación Deep-Freeze, con motivo de la celebración del Año Internacional Geofísico (1957). Pero, después de sobrevolar por tercera vez el Polo Sur, Byrd tuvo que abandonar el proyecto de su sexta expedición a la Antártida al caer gravemente enfermo. En 1957 murió en Boston a la edad de 69 años. Tanto su vida como sus aventuras y descubrimientos fueron plasmados por el propio Byrd en las obras Hacia el cielo (1928), Little America (1930), Descubrimiento (1935), Explorando con Byrd (1938), y, por último, Solo (1938).

mlcca7pz4swcalgi6n3carord3acac4580jcax0sf12ca6i555pcavj9ws1calr6a1fcanpywu9cahdook0caaicatzcah0v5gdcas67mrhcaip7qf0cac21tygcaii2as8cajr3vhucap2wj8k 12scaawxwboca66g6hacakbntplcatz2pnfcaofsmo9carmhxw2cafcan8vcaar0ndjca3lehr6ca9ovyrycayhfnfocag8at5ccac06oitcal4eut6cawyzd14cabqujbdca0c4zmdcafwi2nr1

UN MISTERIOSO “SALTO ALTO” HACIA EL POLO.


Expediciones Alemanas y Norteamericanas en la Antártica:

image007

image177

image178

cudcay9d83pcabh52fzca1984z6caktd17scacw1m7rcaq0mqcwcaq0e235caxdk866cay0je2wcao7aohocafkrwnjca86y1jpca949h1qcaeh2lvlca224scyca0sj1wbcatq4k7pcax901c9

Revisando la historia de la segunda guerra mundial no dejan de llamar la atención, algunos sucesos que relacionan directa o indirectamente al régimen de la alemania nazi con el continente antártico como tambien de relatos de Submarinos alemanes en la Patagonia.

image011

hitler04

Después de terminada la guerra algunos investigadores que han buscado mas allá de la historia oficial, han recopilado detallados antecedentes de la ahora ya comprobada existencia de una base alemana secreta en la Antartica (construida antes de la II Guerra) en una región de este continente, conocida como “Tierra de la Reina Maud” ,pero bautizada en 1936 por los Alemanes como NEUSCHWABENLAND (Nueva Suavia) sobre la cual , bajo poco claras motivaciones, se realizó una expedición liderada por el explorador Ritscher en 1936.

image155

Como en la misma zona pero en el año 1947 una fuerza de tarea norteamericana al mando del Almirante Richard Byrd (Operacion Highjump) intentó un reconocimiento fotográfico por aire, tierra y mar con un ejercito de al menos 4000 hombres (oficialmente justificada por la armada norteamericana como maniobras de entrenamiento en condiciones extremas). 

pq7cat2f39ucavuusmrca35fanbcafyq3nqca5efkm9cakbrcv7cavs7qa6ca19hr4bca7um1heca13zy5qcaspwtwdcaqgifcnca3rx9zocatl7p2icaef9c48cav2ss76ca2iu3fnca8nadi1

Antártica un permanente objetivo estratégico.

iw8cajdk7s5cam060atcarmmkimcamqqtxwcakjqz2ncad8xsitcav9rghocaujaowacahganz1caen1rsvca039y2jcasil96tcaa913mycad53ch6caq9ixrrca3weqduca70006jcamp4fpm

En 1938 y 1939, la Sociedad Alemana de Investigaciones Polares respalda sendas exploraciones liderada por el capitán Alfred Ritscher, quien navega en el buque Schwabenland. La expedición arriba a la región conocida como Queen Maud Land y aerofotografía más de 600.000 km2.

6s3cacoi4qhcalc4eoncaapnf8tcab2ptphcajf2r19cai1qbcoca138n4tcahuctbacaz1007ycaoxbf3rcagzm3t5cactt5kfcaii2hsrcanrnkq1ca4qx9ancadq70rrcak4e7k7caad933q

Las circunstancias que se viven bajo el régimen NS llevarán a suponer que mas allá del carácter civil y científico de las mismas influyeron de forma decisiva consideraciones estratégicas y militares.

image1532

Durante la guerra, escuadrillas de submarinos alemanes habían estado incansable y frenéticamente yendo y viniendo de la Antártida. Los alemanes estaban construyendo enormes complejos subterráneos en las tierras antárticas, no escatimando recursos ni científicos.

image1521

 ¿Es allí a donde huyeron casi todos los jerarcas NS que “desaparecieron”?.

image053

image048

lxfcam4i4jfcaiav8pkca4cq93pca5umt7scahy1l1gcavc0t42carq6ec3cap75luxcary4ajgcaedromdcaz2dhpbcag3kam6cas1xqq5capxprk6ca7y6fx3ca8cmk39cagrn546caf8uchw

El inédito despliegue de EE.UU. en el marco de la recientemente iniciada Guerra Fría con la Union Soviética despierta también recelos especialmente en los gobiernos de Chile y Argentina que abrigan reclamos de soberania territorial en el cuadrante antártico sudamericano.

image021

Coinciden con esta fecha las expediciones cívico-militares Chilenas lideradas por Ramón Cañas Montalva y el Almirante Guesalaga, quienes son los mentores de las primeras bases antárticas del país(chile). Igualmente en este activo año de 1947 llega al continente blanco el primer presidente de un país a esas latitudes, el Pdte.Gabriel Gonzalez Videla, toma oficialmente posesión del territorio Chileno Antártico.

image154

El propósito declarado de la operación Highjump, hacia otros paises por parte de Estados Unidos es el de entrenamiento de personal y puesta a prueba de equipos militares en condiciones extremas aunque el esfuerzo sugiere también el intéres estratégico de EE.UU. en relevar fotográficamente su Geografía y asegurarse la disponibilidad de supuestos depósitos de uranio en el continente, como de dirigirse a Zonas de anterior reconocimiento y posesión de la Alemania nazi.

hu2cacsqsuqca6ewetnca0t15k2caho0r54ca6i57qxca3rx6w7cawmqeq5cahgdvf4ca9zx3zxcaxpnnzrca2r0g8ucazabsrtcaj3yidecanq31hhcaoeaqonca2pdqqacagcal5jca9h3w3c

tjtcaw2j5g4caokfijocas3hfogcau98evwcax7xphccaq1l646ca542kruca1i4dpzcaa2p4gwcaslpogyca7n8lj8caolg31tcaqy5125ca5jys08ca1ci66icaq155hucae4xnyccap2b9h51

LA OPERACIÓN HIGHJUMP 1947.

A fines de 1946 y a comienzos de 1947,se lleva a cabo la mayor fuerza militar expedicionaria que los EE.UU. hayan enviado a la Antártica hasta el presente, (y una de las mayores fuerzas de tarea naval en la historia después de los desembarcos de Normandia, Corea,Vietnam y el Golfo pérsico).

El despliegue de tropas comienza desde el Mar de Ross (al sur de Nueva Zelandia)y dirigida hacia el polo Sur, divididos en tres grupos convergentes iniciando una exploración de vastos alcances.

image040

La Task Force 68 fue compuesta por 13 naves, entre rompehielos, destructores, cargueros y buques tanques de aprovisionamiento, lanzadores de hidroplanos, un buque de comunicaciones, un submarino, el Sennet, y un portaviones, el Phillipine Sea; los efectivos embarcados suman 4.200. Lidera la operación Richard Byrd como comandante superior y el comando de la Task Force 68 recae en el Almirante en actividad, Richard H. Cruzen.

  La campaña iniciada el 26 de agosto de 1946 con la orden de operación, es prolongada y se desarrolla por momentos bajo difíciles condiciones climáticas poniendo a prueba a hombres y equipos. El submarino Sennet enfrentado a los hielos llega a sufrir serias abolladuras en su casco que hacen que durante la campaña deba ser retirado hacia Nueva Zelanda para ser reparado.

nnjgzkyjhjmotwzbydxl1
ymfca96r5jkca3a555fcafwqvmocamtcuwwcaiuj9h2ca04otiocas00n9tca1yeixmcaio3ut9capl0y0ucalglo3yca5gnodgca3j011ecag076m8cak0fqkjcai5leqacaxy9nbecai0xxvn

HIGH JUMP.Extensas e inéditas operaciones aéreas.

canepla

El grupo principal, de reconocimiento aéreo magnético y fotográfico, opera desde una pista continental construida para lanzar aviones del tipo DC3 adaptados para vuelos de largo alcance de relevamiento aerofotográfico. A fines de este año son relevadas la mayoría de las costas y áreas interiores del sector.

image157

El despegue de aviones bimotores tipo DC4 desde el portaviones exige de soluciones inéditas, durante la campaña se utilizan con éxito dispositivos denominados JATO como cohetes de empuje en el tren de aterrizaje para lograr despegues en distancias inusualmente cortas. Los vastos recursos aéreos desplegados en la operación permiten un relevamiento en tan solo 2 semanas de mas de 500.000 km2 a traves de la toma de 70.000 aerofotografías.

ojxcas32lhuca9red7gcada8ompcalsmkszcakyl1fccagop9hdca94datkcaxt8uc5ca07z46pcakw6ed2carx76bhcac8ux0gcads16c3ca30ilv5camazz45cajftxsmcaxkb9p7ca0gyjy8

La exploración incluye un reconocimiento detenido del área de los sorprendentes ‘valles secos’ cercanos a la barrera de hielos de Ross, en rigor descubiertos originariamente por Robert Scott en 1903.

image005

El 19 de febrero de 1947 el propio Byrd vuela una vez mas hacia el Polo sur y mas allá llegando a ‘nuevas tierras desconocidas’. Su criptico y singular testimonio sobre esta misión, que en forma fragmentaria reproduce la prensa, es inicialmente soslayado, aunque seguirá alimentando una suerte de leyenda sobre enigmas existentes en las latitudes polares lo que sumado a la inaccesibilidad relativa a los mismos por parte de fuentes no militares o cientificas los hará perdurar.

image037

34acanlobmscaiw0um9caf48pyyca6iqmb7ca1ykjj2cawkl9vmca0j4j9gcafdrdwrcanh27a5cakzhx44cam5hi51catsymdjcasfaiohcaldbskdca6s22y6caczewapca08qec0cafd6u7s

EL DIARIO SECRETO DE BYRD.

El Almirante Richard Evelyn Byrd Gran Canciller de la Orden de Lafayette y de La Cruz del Mérito, Secretario perpetuo de La Academia Federal de La Marina Americana y de las Ciencias, según las afirmaciones de un articulo de Jean Brun de la revista Nostra n° 425 de la semana del 29 de Junio al 4 de Julio de 1980, el Almirante Byrd habría vivido una aventura “extraordinaria” en los Glaciales del Polo Norte: “Byrd, acompañado de 3 personas iban caminando horas sobre el hielo, escalando los picos de hielo. De pronto de una cumbre, descubrieron un espectáculo inolvidable: Un valle estrecho y profundo cubierto de una vegetación abundante y aparentemente iluminada por un Sol caliente permanente. Un verdadero Oasis de vida en medio de un gran Desierto de Hielo. Consultando su termómetro la temperatura era -50°C. Su colega el Capitán Fitin escribe en el periódico de la mision: “El 14 de Junio de 1926 a 74 metros de Altitud a 12h 08. Los 4 hombres se pusieron a utilizar sus cuerdas para llegar a la maravillosa vegetación que se extendía sobre una centena de metros.” Era su primer viaje de los muchos que realizó.

jtscac9grb2cav4rxq6cab1v53ccahe45lhcacfbc4ccav6nhnmca5si3sdcav7kvj9cak1ogouca2uwqxbca1988zjcaqyw7k6ca2kvuclcaz74ymeca1909i4cave4s6yca6yfekdca8vmqul(1947)

DIARIO

Prefacio del almirante Byrd

Debo escribir este diario a escondidas y en absoluto secreto. Se refiere a mi vuelo Ártico del 19 de febrero del año 1947. Vendrá un tiempo en el que la racionalidad de los hombres deberá disolverse en la nada y entonces se deberá aceptar la inevitabilidad de la Verdad. Yo no tengo la libertad de divulgar la documentación que sigue, quizás nunca verá la luz, pero debo, de cualquier forma, hacer mi deber y relatarla aquí con la esperanza de que un día todos puedan leerla, en un mundo en el que el egoísmo y la avidez de ciertos hombres ya no podrán suprimir la Verdad..

image020

Del libro de Abordo

-Tenemos considerables turbulencias. Ascendemos a una altitud de 2.900 pies (aprox. 885 metros).

-Las condiciones de vuelo son de nuevo buenas. Se pueden ver enormes masas de nieve y hielo bajo nosotros.

-Notamos en la nieve bajo nosotros un tono amarillento. Ese cambio de color sigue un patrón preciso.

-Descendemos para poder observar mejor este fenómeno.

-Ahora podemos reconocer distintos colores. Vemos también patrones rojos y lila.

-Sobrevolamos la región otras dos veces, y después volvemos al curso en que estábamos.

-Volvemos a chequear la posición con nuestra base.Transmitimos todas las informaciones referentes a los patrones y a los cambios de color del hielo y la nieve.-Nuestras brújulas se han vuelto locas.-Ambas, la brújula giroscópica y la brújula magnética, giran y vibran.

-Ya no podemos comprobar nuestra posición y dirección con nuestros instrumentos.-Sólo nos queda la brújula solar. Con ella podemos mantener la dirección.

-Todos los instrumentos funcionan titubeantemente y extremadamente lentos.

-Sin embargo no podemos determinar una congelación. Podemos distinguir montañas ante nosotros.

-Nos situamos a 2.950 pies (aprox. 900 metros). De nuevo tenemos fuertes turbulencias.

-Hace 29 minutos que hemos visto las montañas por primera vez.-No nos hemos equivocado. Es toda una cadena montañosa.

-No es especialmente grande. Nunca ante la había visto.

-Entretanto estamos directamente sobre la cadena montañosa.

-Seguimos volando en línea recta, siempre en dirección norte.

-Tras la cadena montañosa hay verdaderamente un pequeño valle.

-A través del valle serpentea un río.

-Estamos asombrados: aquí no puede haber un valle verde.-Aquí hay cosas que no concuerdan.

-Bajo nosotros debería haber masas de hielo y nieve.

-A babor las pendientes de las montañas arboladas con altos árboles.

-Toda nuestra navegación ha dejado de funcionar.

-La brújula giroscópica se balancea continuamente en un ir y venir.

-Desciendo ahora a 1.550 pies (aprox. 470 metros).

-Hago girar acusadamente al avión hacia la izquierda.

-Ahora puedo ver mejor el valle bajo nosotros.-Sí, es verde.-Está cubierto de árboles y zonas de musgo.

-Aquí dominan otras condiciones de iluminación.

-En ningún lado puedo ver el sol.-Hacemos de nuevo una curva a la izquierda.

-Ahora divisamos bajo nosotros un animal adulto.

-Podría ser un elefante. ¡No! Es increíble, parece un mamut.

-Pero de verdad es así. Tenemos bajo nosotros un mamut adulto.

-Ahora bajo aún más.-Ahora estamos a una altura de 1.000 pies (aprox. 305 metros).-Observamos al animal con los prismáticos.

-Ahora es seguro, es un mamut o un animal que se le parece mucho al mamut.

-Radiamos las observaciones a la base.

-Sobrevolamos entretanto otras montañas más pequeñas.

-Yo estoy mientras tanto totalmente asombrado.-Aquí hay cosas que no concuerdan.-Todos los instrumentos vuelven a funcionar.

-Empieza a hacer calor.

-El indicador nos dice que estamos a 74 grados Fahrenheit

(aprox. 23º C)

-Mantenemos nuestro curso.

-Ya no podemos localizar a nuestra base, puesto que la radio ha dejado de funcionar.-El terreno bajo nosotros se vuelve cada vez más plano.

-No sé si me expreso correctamente, pero todo da una impresión de completa normalidad, ¡¡¡y ante nosotros se levanta con absoluta claridad una ciudad!!!

-Esto sí que es imposible.

-Todos los instrumentos dejan de funcionar.

-¡¡¡Todo el avión empieza ligeramente a tambalearse!!! ¡¡DIOS mío!!!

-A babor y estribor aparecen a ambos lados extraños objetos voladores. Son muy rápidos y se nos acercan. Están tan cerca que puedo ver claramente su distintivo. Es un interesante símbolo sobre el que no quiero hablar. Es fantástico. No tengo ni idea de dónde estamos.

-¿Qué nos ha pasado? No lo sé.

-Manejo mis instrumentos – pero siguen sin funcionar en absoluto.

-Entretanto hemos sido rodeados por los discos voladores en forma de plato.

-Parece que estamos prisioneros. Los objetos voladores irradian un brillo propio.

-Nuestra radio emite unos chasquidos. Una voz nos habla en lengua inglesa.

-La voz tiene acento alemán:“¡¡¡BIENVENIDO A NUESTRO TERRITORIO, ALMIRANTE!!!

-”En exactamente siete minutos les haremos aterrizar. Por favor relájese, almirante, está Vd. en buenas manos.”

De aquí en adelante nuestros motores dejan por completo de funcionar. El control de todo el avión está en manos ajenas.

-El avión gira en torno a sí mismo.

-Ningún instrumento reacciona ya.

-Recibimos precisamente otra comunicación por radio, que nos prepara para el aterrizaje.-A continuación empezamos sin demora con el aterrizaje.

-A través de todo el avión pasa un suave temblor apenas perceptible.

-El avión baja hasta el suelo como en un inmenso e invisible ascensor.

-Levitamos de manera totalmente suave hasta ahí.

-El contacto con el suelo apenas se nota. Sólo hay un ligero y corto choque.

-Hago mis últimas anotaciones de abordo a toda prisa.

-Viene un pequeño grupo de hombres hacia nuestro avión. Todos ellos son muy altos y tienen cabellos rubios. Más atrás veo una ciudad iluminada. Parece resplandecer en los colores del arcoiris. Los hombres están aparentemente desarmados. No sé lo que ahora nos espera. Claramente, una voz me llama por mi nombre y me ordena abrir. Obedezco y abro la portilla de carga.

Aquí terminan las anotaciones en el libro de abordo. Todo lo que sigue lo escribo de memoria.

Es indescriptible, más fantástico que toda la fantasía, y si yo mismo no lo hubiera vivido, lo calificaría de completa locura. Nosotros dos, mi operador de radio y yo, somos conducidos fuera del avión y saludados con suma amabilidad. Entonces nos conducen a un disco deslizante, que aquí utilizan como medio de locomoción. No tiene ruedas. Con enorme rapidez nos acercamos a la brillante ciudad.-El esplendor de colores de la ciudad parece provenir del material parecido al cristal en que está construida. Pronto nos paremos ante un imponente edificio. Semejante arquitectura no la había visto hasta ahora en ninguna parte. No es comparable con nada. La arquitectura es como si proviniera directamente de la mesa de dibujo de un Frank Lloyd Wright, o bien podría estar sacado de una película de Buck Roger. Nos dan una bebida caliente. Esta bebida sabe diferente a todo lo que yo haya disfrutado. Ninguna bebida, ninguna comida tiene un sabor comparable. Sabe sencillamente distinto, pero sabe de maravilla.Han pasado unos diez minutos, cuando dos de estos extraños hombres que tenemos por anfitriones se acercan a nosotros. Se dirigen a mi y me comunican sin lugar a dudas que debo acompañarles.-No veo otra alternativa que cumplir su orden. Por tanto nos separamos. Dejo a mi operador de radio y sigo a los dos. Poco después llegamos a un ascensor, en el que entramos. Nos movemos hacia abajo. Cuando nos detenemos, la puerta se desliza silenciosamente hacia arriba. Caminamos por un pasillo largo en forma de túnel e iluminado por una luz color rojo claro. La luz parece emanar de las paredes mismas. Llegamos ante una puerta grande.

Ante esta gran puerta nos paramos y permanecemos así. Sobre la gran puerta se encuentra un letrero acerca de cual nada puedo decir. Sin ningún ruido se desliza la puerta a un lado.

Una voz me exhorta a entrar. “No se preocupe, almirante”, me tranquiliza la voz de uno de mis dos acompañantes, “¡el Maestro va a recibirle!” De manera que entro. Estoy deslumbrado. La multitud de colores, la luz que llena la habitación, mis ojos no saben a dónde mirar y tienen primero que acostumbrarse a las condiciones. Pasa un rato hasta que puedo reconocer algo de lo que me rodea. Lo que ahora veo es lo más bonito que he visto nunca. Es más espléndido, más bonito y más suntuoso de lo que yo podría describir. Creo que ningún idioma puede resumir con palabras lo que puede ver. Creo que a la Humanidad le faltan palabras para ello. Mis observaciones y reflexiones fueron interrumpidas por una voz melodiosa y cordial:

“Le doy la bienvenida. Sea Vd. de la forma más cordial bienvenido en nuestro país, almirante”. Ante mi está un hombre de gran estatura y una fina cara marcada por la edad. Está sentado a una imponente mesa y me da a entender con un movimiento de la mano que debo sentarme a una de las sillas. Le obedezco y me siento, después junta sus manos de forma que se tocan las puntas de los dedos. Me sonríe.

-“Nosotros le hemos hecho venir, porque tiene Vd. un carácter consolidado y arriba en el mundo goza de una gran fama.

-”¿Arriba en el mundo?”, me falta el aliento.

“Sí”, contesta el Maestro a mis pensamientos, “Vd. Está ahora en el imperio de los Arianni, en el interior del mundo. No creo que nosotros tengamos que interrumpir su misión mucho tiempo. Vd. pronto será conducido a la superficie de la Tierra.Pero antes le voy a comunicar por qué yo le hice venir, almirante. Nosotros seguimos los acontecimientos que se producen arriba sobre la Tierra. Nuestro interés fue despertado cuando Vds. lanzaron las primeras bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. En aquella mala hora fuimos a vuestro mundo con nuestros platillos volantes cuando expedimos sobre vuestro mundo de superficie nuestros medios voladores: los Flugelrads.

Teníamos que ver personalmente lo que hizo vuestra raza. Entretanto ya hace mucho de eso, y vosotros diríais que es historia. Pero es para nosotros significativo, por favor déjeme continuar. Nosotros no nos hemos inmiscuido en vuestras escaramuzas y guerras. Vuestras barbaridades las hemos consentido. Pero mientras tanto habéis empezado a experimentar con fuerzas que en realidad no estaban pensadas para los hombres. Esto es la fuerza atómica. Ya hemos intentado algunas cosas. Hemos hecho llegar mensajes a los estadistas del mundo  pero ellos no creen en la necesidad de escucharnos. Por este motivo fue Vd. elegido. Vd. debe ser nuestro testigo, testigo de que nosotros y este mundo en el interior de la Tierra existimos, que nosotros aquí realmente existimos. Mire a su alrededor, y Vd. pronto comprobará que nuestra ciencia y nuestra cultura están varios miles de años por delante de las vuestras. Mire Vd., almirante.”

-”Pero”, interrumpí al Maestro, “¿qué tiene esto que ver conmigo, señor?

 El Maestro parecía sumergirse en mi, y después de que durante un largo rato me había examinado, me contestó:

-”Vuestra raza ha alcanzado un punto de no retorno”.  “Tenéis a personas entre vosotros que estarían dispuestos antes a destruir la Tierra entera antes que perder su poder ,  el poder que ellos creen conocer.” Yo de nuevo le di a entender con un movimiento de cabeza que seguía sus explicaciones. 

El Maestro continuó hablándome: “Ya desde hace dos años intentamos una y otra vez contactar con vosotros. Pero todos nuestros intentos son contestados con agresividad. Nuestros platillos voladores son perseguidos por vuestros aviones de combate, atacados y disparados. Ahora debo decirle, hijo mío, que una enorme y nefasta furia se levanta, que una poderosa tormenta barrerá su país, y durante mucho tiempo arrasará. Desconcertados ante ello estarán vuestros científicos y ejércitos y no podrán ofrecer ninguna solución. Esta tormenta tiene poder de aniquilar toda la vida, toda la civilización de Vds., de forma que toda cultura podría ser destruida y todo podría hundirse en el caos. La gran guerra que acaba de terminar es sólo un preludio de lo que puede venir sobre vosotros. Para nosotros aquí esto se hace patente hora tras hora de manera más clara. Parta de la base de que me equivoco”.

-”No, ya vino una vez la época oscura sobre nosotros, y duró 500 años”, le repliqué yo al Maestro.

-”Así es, hijo mío”, me contestó, “los tiempos sombríos cubrirán vuestro país de cadáveres. Y sin embargo parto de la base de que algunos de vuestra raza sobrevivirán a esta conflagración. Lo que después ocurrirá no puedo revelarlo. Nosotros vemos en un futuro lejano surgir una nueva Tierra, que será construida con los escombros de vuestro viejo mundo, y os acordaréis de sus tesoros legendarios y los buscaréis. Y mira, los tesoros legendarios estarán aquí con nosotros. Nosotros somos aquellos que los mantenemos a salvo. Cuando haya comenzado ese futuro, nos presentaremos a vosotros, ayudaremos a los hombres a revivificar su cultura y su raza. Quizá hayáis aprendido entonces que guerra y violencia no conducen al futuro. Para el tiempo que entonces seguirá, se os hará accesible antiguos conocimientos. Conocimientos que ya tuvisteis una vez. De Vd., hijo mío, espero que vuelva a la superficie con estas informaciones”.

Con esta exigencia terminó el Maestro su exposición y me dejó muy desconcertado, pero para mi estaba claro que el Maestro tendrá razón. Por consideración o por humildad, no lo sé, me despedí de todas formas con una ligera inclinación. Antes de que pudiera perderme aparecieron mis dos acompañantes, los que me habían conducido hasta aquí.

Me indicaron el camino. Yo me volví hacia el Maestro. Había una cálida y amistosa sonrisa en su vieja y noble cara:

– ”Le deseo a Vd. un buen viaje, hijo mío”, hizo por último el signo de la paz y entonces nuestro encuentro había llegado ineludiblemente a su fin.

Volvimos rápidamente hacia nuestro ascensor. Nos movimos hacia arriba. Entre tanto me explicó uno de mis dos firmes acompañantes que tras finalizar la conversación con el Maestro teníamos prisa de verdad. El Maestro en ningún modo quería retrasarnos más, y además era importante que yo llevase inmediatamente el mensaje recibido a mi raza, me aclaró. A todo esto yo no dije nada. Cuando fui conducido hasta mi operador de radio, comprobé que él probablemente tenía miedo, esto al menos se reflejaba en su cara.

-“Todo está en orden, no hay de qué preocuparse, Howie, todo es O.K.”, intenté quitarle el miedo. Junto con nuestros acompañantes, fuimos de nuevo al disco deslizante, que muy velozmente nos devolvió a nuestro avión.

Los motores ya estaban en marcha, y nos encontramos inmediatamente a bordo. Había una atmósfera de tremenda prisa, la necesidad de actuar rápido era evidente.Inmediatamente después de que cerramos la portilla, nuestro avión fue elevado en las alturas por una fuerza inexplicable para mi, hasta que volvimos a encontrarnos a 2.700 pies (aprox. 825 metros). Fuimos acompañados por dos de sus platillos. Se mantuvieron no obstante a una cierta distancia de nosotros.-El velocímetro no indicaba en todo el tiempo velocidad alguna, a pesar de que ésta había aumentado enormemente. Nuestra radio no obstante funcionaba, y de esta forma recibimos un último mensaje de los objetos voladores que nos acompañaban.

-”A partir de ahora puede Vd. volver a utilizar todos sus equipos, almirante, sus instrumentos vuelven a ser funcionales. Nosotros le dejaremos ahora. Hasta la vista”. 

Seguimos con nuestros ojos a los objetos voladores hasta que se perdieron en el cielo azul pálido. De inmediato tuvimos a nuestro avión de nuevo bajo control. No hablamos entre nosotros, cada cual estaba demasiado ocupado con sus pensamientos.

Última anotación en el libro de abordo:

-Nos encontramos de nuevo sobre vastas regiones cubiertas de nieve y hielo.

-Estamos todavía aproximadamente a 27 minutos de vuelo de la base. Podemos enviar mensajes por radio, y nos responden. Radiamos que todo es normal. La base está contenta de que vuelva a haber comunicación.

-Tenemos un aterrizaje suave.

-Yo tengo un encargo.

Fin de las anotaciones en el libro de abordo.

El 4 de Marzo de 1947: Yo estaba en una reunión en el Pentágono. He informado detalladamente sobre mis descubrimientos y sobre el mensaje del Maestro. Todo fue grabado y escrito. El presidente también fue informado. Fui retenido aquí durante varias horas (exactamente fueron seis horas y treinta y nueve minutos). Fui interrogado minuciosamente por un quipo de seguridad y por un equipo médico. ¡Fue un infierno!.

Fui puesto bajo la estricta supervisión de la Previsión Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de América.Yo había recibido la orden de guardar silencio sobre todo lo que había vivido  por el bien de la Humanidad. ¡Increíble!

Se me recordó que soy un oficial y que por tanto debo obedecer sus órdenes. 30 de Diciembre de 1956: Última anotación: Los años posteriores a 1947 no fueron muy agradables para mí… Hago ahora la última anotación en este especial diario.

Quisiera mencionar que me he callado los descubrimientos que hice, tal y como se me ordenó. ¡Pero eso no es lo que tengo en mente! Noto que pronto llegará mi hora. Pero no morirá este secreto conmigo, sino que será difundido – como toda verdad. Y así será.

Sólo así puede existir la única esperanza para la Humanidad. Yo he visto la verdad. Ella me ha hecho despertar y me ha liberado.


Anuncios

4 Respuestas a “LA ESPECTACULAR HISTORIA DE Almirante Richard Byrd: MAS ALLA DEL POLO NORTE ESTA EL MUNDO DESCONOCIDO

  1. jose perez morales muchas beces miles de beces me pregunto cuando estoy solo si esto es real me preguntado muchas beces acaso esto en berdad es real sera posible me quede desconsertado lo ehleido barias beces cuando meacuerdo visito esta pajina y me preguntada tantas beces si es real es te es mi correo por si alguien tiene mas in formacion jmaldini1407@hotmail.com que dios melos bendiga

  2. pues si todo lo que dice es verdad eh tenido viajes con mi tio a escalar tuvimos una caida en una montaña y pues la verdad en esa caida fue que hubieramos llegado a otro mundo donde creei que lo que veia era el nucleo de la tierra pero no era un sol y quede muy impactado al verlo y pues cuando estaba mirando llego una pesona siempre alta jamas vista en mi vida que decia que habiamos visto mucho y no subio ala superficie de un gran volcan donde era supuestamente las entradas al maravilloso mundo debajo de la tierra solo dejo este relato de la verdad de la tierra debajo de la tierra gracias

  3. Fabuloso e increíble!!!! que ganas de tener el dinero para viajar para allá, y quedarme ahí a a vivir con mi hija y mi familia. Espero que ya no sigan tolerando tanta crueldad, maldad y estupidez de los gobiernos de EU , China, Japón, Rusia y demás, porque solo les interesa enriquecerse a costa del sufrimiento de los indefensos. Y por TOLERARLES sigue avanzando esa crueldad y muchos animales terrestres y marinos sufren esa crueldad. Que ya les pongan un alto!!!!

  4. Muy impresionante y maravillosa narración para mi muy real y creíble
    Siempre e pensado que en nuestroundo podría aver oculta restos o sobrevivientes de alguna civilisacion milenaria muy avanzada
    Es mucho lo que podría comentar al respecto pero prefiero ser breve
    Mi nonbre es EDISON TOMAMALA LOPES ECUATORIANO ACTUALMENTE EN ESTADOS UNIDOS
    MI TLF ES 17862102208
    Los más inteligentes entenderán el porque de mis detalles

ANIMATE A DEJAR UN COMENTARIO AQUI

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s