Cuidado con el flúor

el floruro es un mineral cuyo uso principal es el de liderar el combate de las caries en los dientes.  Lo que muchas personas no saben es que el floruro también es usado como veneno de ratas.  Así como lo oyen.  Los defensores del mineral salen rápido a la defensa con un “no hay razón para asustarse.  El floruro usado para combatir caries es una cantidad muy pequeña, mientras que el que se usa para combatir las ratas es en grandes cantidades”.  Yo no se ustedes, pero como padre de familia, el hecho de que me digan que mis hijos (y hasta yo) nos cepillamos los dientes con una poquita cantidad de veneno de ratas no es algo que me agrade en lo absoluto.

Se estima que cerca del 66% de la población Americana consume agua que ha sido mezclada con floruro.  Hay dos perspectivas desde las cuales se puede ver todo esto.  La primera es el comienzo desde la perspectiva cotidiana y sin requerir que uno piense mucho.  Alrededor de mitad del siglo XX, un dentista se percató que en el estado de Colorado, específicamente en la comunidad de Colorado Springs, la población sufría de unas manchas horrorosas en los dientes, más sin embargo el porcentaje de caries era uno de los más bajos en la nación.  Se descubrió que el agua que ingerian estaba bastante fluorizada (de manera natural).  Esto llevó a la conclusión inmediata de que en menores cantidades, quizás ayudaba igual y no mancharía.  Ese tremendo estudió llevo a que los dentistas de toda la nación adoptaran el floruro como ingrediente principal en la lucha contra las caries y antes de que nos dieramos cuenta había sido impuesto por los mandatos estatales sin vistas públicas, estadísticas ni nada que le permitiera al pueblo decidir si deseaba o no que los abastos de agua recibieran cierta cantidad de fluoruro para ayudar a combatir las caries.  Y todavía hay personas que piensan que nuestros políticos no piensan en nosotros y nuestra salud.

Interesantemente la fluorización del agua si tiene unos aspectos interesantes que la gente, en su mayoría ignora.  Por ejemplo, yo no sabía que no existía ninguna agencia, ni departamento que coteje la cantidad de floruro introducida a los abastos de agua.  Considerando que solamente “cantidad” diferencian entre combatiente de caries y combatiente de ratas, es algo que no deberiamos dejar pasar desapercibido.  En adición, no les parece curioso que si se invierta capital para la creación de plasticina no tóxica y marcadores de colores que no intoxiquen, pero que la pasta dental tenga un label grande que diga “si ingiere en grandes cantidades por favor consulte su médico”.  ¿Y alguien sabe que puede suceder si se ingiere en grandes cantidades? Pues nada más y nada menos que exceso de saliva, temblores, debilidad corporal, convulsiones, trabajo para respirar, nausea, vómito, diarrea, dolor abdominal y eso es solo “a corto plazo”.  Si se ingiere por mucho tiempo en grandes cantidades podría causar parálisis, artritis y hasta jorobas (huchbacks) ó deformación corporal.  Si a eso le sumas que la unión de científicos profesionales de la EPA esta encontra de la fluorización del agua, tenemos un candidato para crear pandemonio, más sin embargo nadie dice nada.  Inclusive, estudios de esta misma  unión de más de 11 años, han encontrado áreas por donde atar el floruro y casos de cáncer, daño génetico y neurológico y hasta en la patología de los huesos.  Inclusive en el estudio menciona sobre la posibilidad de estar atado al bajo IQ en algunos niños pequeños.

Curiosamente muchos países (principalmente casí toda europa) ó han dejado de fluorizar sus abastos ó nunca han hecho semejante atrocidad.  Los que si han pasado por eso tienen documentación extensa presentando los riesgos negativos a los que se enfrentan por tal proceso.

asta el momento lo que he presentado no deja de ser hechos sacados a flote, de diversas fuentes que cualquiera puede encontrar.  Pero claro no sería una teoría de conspiración si no tuviera un poco de “ficción” para el no creyente.  Cuenta el Sr. Harley Rivers Dickinson en su tesis “The Dickinson Statement: A Mind-Boggling Thesis” unos datos muy interesantes.  Al final de la segunda guerra mundial, el gobierno americano envió a Alemani a Charles E. Perkins, un profesional en la química y ramas anexas, para que dirigiera la planta química Farben en Alemania.  Mientras permaneció, recibió información de químicos alemanes de un proceso que utilizó el ejército alemán durante la guerra y que funcionaba de maravillas para controlar a la gente vía medicación en masa a través del agua.  Este proceso era a base de la injerción de Floruro de Sodio en los abastecimientos aquíferos.  Decían que dosis repetidas de este químico poco a poco reducirían el poder de una persona a resistir el ser dominados, ya que esto envenenaba y adormecía ciertas partes del cerebro.  En una nota de un “hecho” de la guerra, las tropas alemanas y rusas durante esa época, echaban floruro de sodio al agua de los prisioneros de guerra para mantenerlos dóciles y estúpidos.

En los años 90 hacia adelante la Dra. Jennifer Luke, de la universidad de Surrey en Inglaterra, llegó al meticuloso descubrimiento de que la glándula pineal es el blanco principal de la acumulación corporal de  fluoruro

El tejido suave de una glándula adulta, contiene más fluoruro que cualquier otro tejido en el cuerpo, a un nivel de cerca de 300ppm, con la capacidad de inhabilitar enzimas.  La glándula también contiene tejido duro (cristales de hyroxyapatite) y este tejido acumula más fluoruro aun, con un máximo de casi 21,000ppm más aun que los dientes o los huesos.

Luego de este descubrimiento, Dr. Luke se dedicó a experimentar en animales para determinar si la acumulación del fluoruro podía impactar el funcionamiento de la glándula, principalmente de la regulación de melatonina.  El resultado fue que los animales tratados con fluoruro reflejaban niveles reducidos de melatonina en la orina.  Esto acompañado de una más rápida pubertad, acelerando el proceso de crecimiento en el animal.

Sus hallazgos fueron resumidos de la siguiente manera:

“En conclusión, la glándula pineal humana contiene la mayor concentración de fluoruro en el cuerpo.  El fluoruro esta asociado con la depresión de la síntesis de melatonina pineal en gerbils prepubertos y en un acelerado proceso de maduración sexual en los gerbils femeninos.  Los resultados fortalecen la hipótesis de que la glándula pineal tiene un rol en la duración de la pubertad.  Interfiera o no el fluoruro en las funciones pineales requerirá más investigaciones para llegar a una conclusión concreta.”

Anuncios

ANIMATE A DEJAR UN COMENTARIO AQUI

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s