Seguimiento contrainformativo de de la muerte de Bin Laden (parte 4 de 6

Bin Laden, el primer muerto invisible del Pentágono

eneralmente los muertos dejan cadáveres. Sobre todos los muertos por los misiles y las balas del Pentágono. Bin Laden parece que fue la excepción. No hay cuerpo. No hay fotos, ni videos, ni pruebas testimoniales que certifiquen su muerte. Sin embargo fue declarado oficialmente muerto por Obama y la Casa Blanca. Y ahora la prensa internacional difunde como un hecho “objetivo” la desaparición de Bin Laden, el primer “muerto sin cadáver” de la historia.

En este escenario, la Casa Blanca y el Pentágono, se han erigido en losúnicos narradores de la muerte de Osama  y de su “sepultura” en el mar por un supuesto “comando especial” que presuntamente lo ejecutó en 38 minutos, y luego hizo desaparecer, sin registrar pruebas fotográficas o filmaciones de su cadáver en diferentes posiciones.

–No hay cadáver.
–No hay fotos ni videos que certifiquen laa muerte.
–No hay pruebas testimoniales.
–Y en el lugar, donde presuntamente fue ejjecutado, salvo destrucción y manchas de sangre, no hay ninguna prueba de que esa sangre pertenezca a Bin Laden o a alguno de sus presuntos acompañantes en el momento de la acción.
–En el lugar donde supuestamente vivía deesde hace 5 años, nadie vio a Bin Laden.
–Y a pesar de que Pakistán cuenta con unoo de los mejores servicios de inteligencia del Asia, nunca detectó a Bin  Laden.
–Nadie vio ni escuchó  la presencia del “terrorista” más buscado metido dentro de un bunker tapiado en un área residencial ultravigilada de militares, políticos y funcionarios de clase alta de Pakistán. Un país estratégico con poder nuclear, en estado de “guerra permanente” que dispone de tecnología de comunicación y de rastreo ultrasosfisticada, además de una estructura militar y de inteligencia de última generación.

En síntesis, a la muerte de Osama Bin Laden solo la vieron la Casa Blanca y el Pentágono.

No obstante ( y violando toda lógica y sentido común) la prensa internacional no utiliza el termino “presunto” para informar sobre la supuesta muerte de Bin Laden y toma la versión del Pentágono como fidedigna, indiscutible y real.

Los analistas locales e internacionales comentan puntualmente la supuesta operación militar que presuntamente acabó con la vida de Bin Laden sin ningún marco crítico  de interpretación estratégica tomando linealmente los hechos tal cual lo describen el Pentágono y la Casa Blanca.

Y se produce un milagro surrealista: Las mayorías mundiales, niveladas por el aparato “informativo” de las grandes cadenas internacionales, hablan y comentan sobre el suceso, sin cadáver, sin fotos y sin pruebas de que la muerte de Bin Laden hubiera realmente existido.


Anuncios

ANIMATE A DEJAR UN COMENTARIO AQUI

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s